El desafío

El desafío de María Cher era salir al mercado con un store propio que no se contradijera con los principales lineamientos estéticos de la marca. Cher debía vender online desde lo minimalista.

Objetivo

Los elementos transaccionales quedaron reducidos al mínimo, sin por eso afectar el flow de compra y hasta destacando al producto por sobre las funcionalidades. La experiencia de compra del offline, gracias a una relación con el cliente muy fuerte y que data de los inicios de la marca, quedaba manifiesta en esta presencia del producto en todas las pantallas de su eCommerce.

compu_screen-cher
pantallas_cher

La textura, la precisión del color y de los estampados, la caída de la ropa, el movimiento y cada uno de los detalles que hacen de Cher un estilo registrado, fueron cuidados al máximo en el proceso de catalogación y fotografía.

Paleta de negros y blancos, tipografía delicada en un UI kit a medida de los clientes de Cher.

La marca gana dinamismo a través del producto y la experiencia de compra, en todos sus dispositivos, se hace mucho más rápida y fluida.

pantallas_cher2-mejor